“Ella es algo deshonesta” (She’s Kind of Sketchy)


( This blog is the Spanish translation of the blog at: https://sugarzen.wordpress.com/2012/04/20/shes-kind-of-sketchy/)

El otro día una amiga me escribió para ver si yo podía resolver un problema que se le había presentado. Un cliente difícil, intentó hacerle un pedido para un pastel elaborado, pero sólo quería gastar $50 dólares (¿Les suena familiar?). Mi amiga cortésmente le dijo, que no podía hacer un pastel de esas especificaciones con ese presupuesto. Poco tiempo después, el cliente la contactó de nuevo. Esta vez, le dió un boceto de otra pastelería y le dijo: “Ella quiere $150 por este pastel ¿Puedes hacerlo por menos?”.

Mi amiga lo miró, era un boceto personalizado para un pastel de 2 pisos, con 3 figuras de fondant y otros adornos. El diseñador había firmado su boceto y le había agregado “copyright”. Mi amiga hizo una copia de él y despidió al cliente sin aceptar el pedido. Contactó a la creadora del boceto y le informó que el cliente estaba “cotizándolo” intentando conseguirlo a un precio más económico. Al final, las dos pastelerías se rehusaron a trabajar para ese cliente.
Así que ¿Qué es lo que podemos aprender de esta historia? ¿Ponerle copyright a nuestro boceto detendrá a otros de “robar” nuestro diseño? ¿Y qué hay si el decorador dice que se “inspiró” en el boceto, pero hizo el “suyo”? ¿cuál es la línea? Esta es un área difusa y necesitas consultar con alguien que se especialice en leyes de derecho de autor para una respuesta real, pues aunque yo solía ejercer leyes, esto esta completamente fuera de mi área de especialidad.
¿Cómo protegerte sin contratar a un abogado? Yo tengo algunas buenas historias para compartir.
Cuando abrí por primera vez mi pastelería, daba los bocetos de mis diseños a las futuras novias después de la consulta. No les cobraba por el boceto, pensaba que eso mostraba la gran persona que era al darles un boceto personalizado. Si alguien no reservaba con mi pastelería, yo no volvía a acordarme del boceto. Que inocente.
Un día recibí una llamada para ayudar a un competidora local, cuyo novio había muerto de una sobredosis. Otra decoradora y yo nos ofrecimos a ayudar a hacer sus pasteles. Cuando recibí uno de sus archivos de boda, lo abrí y encontré uno de mis bocetos. Sip, yo había diseñado ese pastel. Ella tomó ese pedido y lo haría exactamente como mi diseño. Pero al final, era yo quien había creado ese pastel.
Me sentí tan traicionada ese día… y por partida doble. Había sido traicionada no sólo por la novia que había estado “cotizando” mi boceto, sino también, por una competidora quien sabía que ella no había diseñado ese pastel. Ese día cambié mi política. Nadie recibiría una copia de mis bocetos, a menos que hubiera pagado un anticipo para reservar la fecha conmigo. No más diseño gratis.
La siguiente traición se produjo justo después de una reunión sobre un pastel de novios, donde una decoradora llamó y me dijo que ella haría el pastel para ese novio y que si no me molestaría mover mi muestra a mi ventana frontal de exhibición, para que ella pudiera venir a verlo y estudiarlo. Ummmm, ¡no!
La talentosísima Debbie Goard dice que hay diseñadores de pasteles y decoradores de pasteles, y que hay kilómetros de diferencia entre los dos. Yo pienso que hay artistas que ven inspiración en cualquier cosa y están constantemente diseñando pasteles originales. Pienso también, que hay técnicos que sobresalen en la mecánica de la decoración, pero que no fueron bendecidos con la confianza para tomar una hoja de papel en blanco, y diseñar un pastel personalizado desde cero.
Mi amiga Maxine Boyinghton solía decir que era excelente recreando diseños. Ella juraba que no podía decorar un pastel sin tomar elementos de otros pasteles para elaborar un diseño. Después de algún tiempo empecé a creerle, y vi que le gustaba tener lluvia de ideas conmigo, porque yo podía ver diseños en mi cabeza sin verlos primero en otro lado. ¿Eso la hace una ladrona de pasteles, si cada diseño esta inspirado en el trabajo de alguien más? Creo que no, pues ella siempre tenía la honestidad de decirnos quién la había inspirado en tal o cual diseño.
Los decoradores se vuelven deshonestos cuando hacen creer a sus clientes que son artistas o diseñadores, cuando lo que realmente son, es excelentes ejecutantes. Pueden ser sorprendentes decoradores, pero no son diseñadores. Para mí, cruzar la línea es cuando alguien usa el fruto del trabajo ajeno conscientemente, es decir, a sabiendas que le pertenece a otro. Si yo lo diseño para un cliente, ellos no deberían bajar mi precio y hacer mi diseño para ese cliente. En la escuela de leyes nos dijeron que nuestros derechos llegan hasta la punta de nuestros dedos, pero no a la punta de la nariz de otra persona. Eso significa que el ejercicio de tu derecho, no debe infringir directamente mi derecho.
Por esto, exhorto a todos como decoradores y diseñadores a recordar dar crédito por la inspiración de nuestro trabajo y no ayudar a los clientes a estafar a los artistas al hacer sus diseños, bocetados o fotografiados (sin permiso). Y con ello, mantener la integridad de el arte en azúcar, teniendo un buen comportamiento con nuestros competidores. Al final todo se reduce a la regla de oro: “Haz a los demás, lo que te gustaría que hicieran contigo” o lo que es lo mismo: “No hagas a otros, lo que no te gustaría que te hicieran a ti”.
Advertisements

2 thoughts on ““Ella es algo deshonesta” (She’s Kind of Sketchy)

  1. Is there a version of this post in English? Elaine Cakes by Elaine494 S. Fifth St., St. Charles, MO 63301 636-947-8124 From: SugarZen To: emkneemiller@yahoo.com Sent: Friday, February 6, 2015 6:03 AM Subject: [New post] “Ella es algo deshonesta” #yiv4368842640 a:hover {color:red;}#yiv4368842640 a {text-decoration:none;color:#0088cc;}#yiv4368842640 a.yiv4368842640primaryactionlink:link, #yiv4368842640 a.yiv4368842640primaryactionlink:visited {background-color:#2585B2;color:#fff;}#yiv4368842640 a.yiv4368842640primaryactionlink:hover, #yiv4368842640 a.yiv4368842640primaryactionlink:active {background-color:#11729E;color:#fff;}#yiv4368842640 WordPress.com | sugarzen posted: “El otro día una amiga me escribió para ver si yo podía resolver un problema que se le había presentado. Un cliente difícil, intentó hacerle un pedido para un pastel elaborado, pero sólo quería gastar $50 dólares (¿Les suena familiar?). Mi amiga cortésme” | |

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s